Mi última semana…

Mi querida Negev y yo…Ah! y un amigo sobre mí…

No he escrito está última semana porque me fuí a entrenar al ejército.

Estuve en el campo con un calor de más de 40 grados centígrados. Me encontré de nuevo con mi querida Negev. Me encontré también con los amigos de siempre. Me encontré con una semana entera “durmiendo” bajo las estrellas y caminando infinidad de kilómetros con peso sobre mí. Me encontré hablando con mi compañero de navegación acerca de la bancarrota de la economía griega. De teología. De tomates hidrofólicos. De pornografía. De ética empresarial y de un sin número de temas que puedes hablar con alguien solo cuando llevas horas de horas caminando con él bajo la luz de luna buscando coordenadas concretas y contando pasos para no desviarte de una ruta planeada con horas  de antelación.

Estoy bastante cansado y las ideas no me fluyen realmente bien en este momento. Me es dificil concentrarme y plantear las palabras como debe ser. Después de innumerables horas sin dormir, gran parte de mis neuronas se han ido al tacho. Y hasta que las que quedan no empiecen a reconectarse como se debe voy a estar así como estoy, medio zombie.

Además de no dormir bien, no he comido bien. Joder, que en este ejército te matan de hambre. He comido cosas como estas:

Huevos duros, pan y puré de papas….Hummmm

O estas:

Eso que parece pollo frito es berenjena… Hasta mi Negev está tirada y cansada por falta de algo nutritivo…pobre…

Lo que necesito en este momento es una buena ola de sueño. Poner el aire acondicionado y remojar los pies en agua caliente. Es lo que necesito, pero no es lo que voy a hacer. En cambio me he sentado a escribir estas palabras pese a que con las justas puedo pensar. Además de eso voy a hacerme un excelente café y voy a llevar a mi perro a la playa más tarde. Memento Mori suena por mi mente. Memento Mori que el tiempo se acaba y descansaré ya en la tumba hasta el infinito.

Hoy por hoy: Café, escribir, ejercicio, playa, más café, alguna película, hacer el amor y a dormir como el dios judío  y los dioses griegos mandan.

Después de un par de horas de sueño bajo la estela de la Via Lactea. Despertándonos adoloridos. Machacados y jodidos para un nuevo día. Vale! La vida es bella…

Pero no quiero que pienses que lo he pasado mal. Nop. Pese al dolor y a todo lo difícil y desafiante que pueden llegar a ser las cosas en cierto momento. Precisamente por eso es que me siento más vivo que nunca. Siento que en unos días he vivido unos meses. Eso es lo que me pasa cada vez que estoy vestido de nuevo con el verde olivo del ejército que forma parte de mi vida y cada vez que me reencuentro con las personas que en muchos aspectos son mi familia. Los que morirían por mí como yo por ellos.

Es que no hay como defender la casa todos juntos… Aunque alguna gente del mundo piense lo contrario…Somos los “buenos” del cuento, algún día se darán cuenta…
Anuncios

4 comentarios en “Mi última semana…”

  1. Aunque haya mucha gente que piense lo contrario ( que los hay y muchos), hay otros que nos damos cuenta de que para que todos vivamos bien es necesario que alguien nos defienda.
    Y desde aquí quiero dar las gracias a todos los que como tú son capaces de darlo todo por defender sus países.
    Por desgracia en España hoy en día no se valora en su justa medida. Por eso siento envidia de lo que pasa en países como en Estados Unidos.
    Un abrazo Mario.

    1. Gracias por leer Ivan. Y gracias por tus palabras también: Me han hecho el día… 🙂 Yo creo que tanto en España como en el resto de Europa ese sentimiento de defender a la patria o de considerar un poco más a los que los que lo hacen, está solamente adormecido, somnoliento, en stand by, pero para nada, desaparecido. En países como Israel que están en perenne peligro, es algo que no nos podemos dar el lujo de perder ni de adormecer. España gracias al cielo, a la suerte o a lo que sea vive una época de paz y ojalá siga así por siempre. Pero estoy convencido que si se diera el caso de que fuera necesario defender el país, el pueblo lo haría sin remilgo alguno.Tengo y he tenido la suerte de trabajar con varios miembros de la policía y del ejército español… Gente increíble que daría todo por el país. Admirables todos. Un fuerte abrazo y muchas gracias por leer (nuevamente)!

    1. Muchas gracias Homo Minimus! Gran parte de mis palabras en estos ensayos del ejército son para que la gente “de afuera” entienda que somos gente como cualquier otra. Con deseos de vivir una vida normal, pero sumergidos en una situación para nada “normal”. Siento mucha admiración que haya gente como tú, más pragmática que la mayoría y que puedan leer la verdad entre líneas. Desde aquí, muchas gracias por los shares y los tweets…Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s